Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail

Desde que el último disco del asturiano Bueno llegó a mis manos, no paro de preguntarme cómo es posible que no lo hubiera conocido antes, con cualquiera de sus diez discos anteriores. Este mes está presentando 9 canciones minúsculas, un huracán y un millón de lunares, un disco redondo en el que Bueno se ha encargado de todo el proceso que lleva desde la composición de las letras y la música, la producción a las mezclas... Él toca todos los instrumentos, él se ha encargado de las mezclas y lo terminó en su propia casa, en todo un alarde de artesanía musical. Es difícil etiquetar la música del asturiano, que encajaría dentro del género pop, pero pop bipolar, del que a veces te invita a cerrar los ojos y notar la brisa de sus palabras en la cara y otras, a soltarte la melena y dejarte llevar por esas guitarras furiosas que aparecen unas cuantas veces. Si hay algo destacable en las doce canciones que forman el disco es el extremo cuidado con el que trata cada uno de los temas, convirtiéndolos en pequeños universos teñidos de detalles tan minúsculos que pueden llegar a pasar desapercibidos y son a la vez tan imprescindibles y necesarios que sin ellos, nada sonaría igual. El disco de Bueno es el ejemplo de un trabajo en el que todo está en su sitio y todo suena como debe sonar, lo que implica un grandísimo trabajo escondido detrás de cada uno de los doce cortes que lo forman. El disco tiene un tono sosegado y relajado en general, con canciones que invitan más a pensar o sentir que a bailar, aunque, claro, hay excepciones como Los brazos más largos, Paila o Todas las canciones mienten en las que el protagonismo recae en las seis cuerdas eléctricas de Bueno. Entre las doce canciones también encontraremos dos vals, uno breve e instrumental (Vals #1), y otro más desarrollado y con letra, Vals #2, la de los lunares. Brillan con luz propia Canción minúscula, que recuerda a Iván Ferreiro y tiene un final espectacular, de los que te envasan al vacío el alma, Cuando pase el huracán (imprescindible en mi opinión escucharla con los ojos cerrados), Tocado y hundido, que es capaz de sacarte las lágrimas con sacacorchos si hace falta y Nada más, la más bicéfala del álbum, que comienza con el suave sonido de una respiración para acabar convirtiéndose en una explosión eléctrica al final. Un disco completísimo y cuidado con el cariño y respeto de quien sabe lo que tiene entre manos y no está dispuesto a que nadie lo contamine. Porque la autoedición tiene estas cosas, puede ser un suicidio comercial, pero otras veces, como en este caso, una garantía de calidad. Porque nadie puede entender las canciones como quien las imagina y Bueno, imaginación y calidad, tiene como para dar y tomar...

"Cuando pase el huracán"



"Todas las canciones mienten"



"Canción minúscula"



Página web de Bueno
Myspace de Bueno
You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Response to "Bueno - 9 canciones minúsculas, un huracán y un millón de lunares (2009)"

  1. jmgil Said,

    10 discos? Pues no los había oido mencionar nunca y el caso es que no suenan mal. Cuando pase el huracán es una delícia y Canción minúscula muy Ferreiro como bien dices.

    Gracias Mikel.

    Posted on 19 de agosto de 2009, 13:07

     
  2. Mikel Said,

    Sí, 10 discos, yo también me quedé boquiabierto! Éste es uno de los discos que más estoy escuchando este verano, y cada vez me suena mejor, es una pasada!

    Saludos!

    Posted on 19 de agosto de 2009, 14:27

     
Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios