Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail


El Barça ha ganado su tercera Champions League, pero más allá del hecho, está el modo: enamorando con su juego. El equipo ya habría pasado a la historia por sus exhibiciones futbolísticas a lo largo del año, pero el destino le ha reservado la fortuna de poder refrendar todo ello ganando la triple corona. Un triunfo del fútbol, un triunfo de la justicia poética en el deporte.

Desde aquí, y temiendo caer en el tópico, quiero quitarme el sombrero ante dos caballeros. El primero es el señor Iniesta (qué partido te has marcado, Andrés), jugador honrado, humilde pero, por encima de todo, un superdotado del balompié. Aún así, no le han dado el Man of the match (y no digo que Xavi no lo merezca). Y el otro es Pep Guardiola, el 'frontman' de todo esto, el que vino al rescate cuando el club parecía un solar. En pocos meses, ha obrado el milagro: levantar a un equipo del agujero en el que estaba sumido, dotarlo de una solvencia y actitud encomiables que se suman a la calidad que ya se les presuponía, e imponer un modo de entender este deporte, que en partidos como esta final, convierte al fútbol en un espectáculo prácticamente insuperable.

Siempre me acuerdo en estos casos del derrotado, porque siempre he creído en la belleza estética de la derrota. El Manchester hizo su partido; incluso arrancó mejor que el Barça y pudo adelantarse. Después le pasó un camión por encima. Pero hay que felicitarles, porque no se han rendido y no se le puede reprochar nada, excepto la tremenda entrada de Scholes a Busquets. Un rival muy digno que esta temporada lo ha gando todo menos la Champions, y eso también merece un reconocimiento.

Enhorabuena a los culés. Enhorabuena a los amantes del fútbol.

Nota: Escucho con estupor en la radio que Messi ya tiene garantizado el Balón de Oro; y pienso que le debe medio sueldo (y medio Balón de Oro si se lo dan) a esos dos ‘bajitos’ españoles que juegan en el centro del campo de su equipo. Qué gusto por las estadísticas hay en este juego, qué injusto.
You can leave a response, or trackback from your own site.

0 Response to "La justicia poética en el fútbol"

Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios