Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail

¡QUÉ BUENO QUE VINISTE, ANDRÉS!

Decía el gran Andrés Calamaro, que le encanta darse un paseo por La Concha, disfrutar de los increíbles platos de su amigo Juan Mari Arzak, y descansar en el Hotel Maria Cristina. A mí, me encanta que le encante, porque por cuarta vez, hemos tenido la oportunidad de verle en directo por aquí. Y como en las anteriores, nos regaló uno de esos conciertos, que se quedan bien archivados, en la sección "Imborrables" de la retina, y de la sesera.

El bonaerense, eligió esta vez, para presentar su "Antología de Calamaro" (Boxset de 6 discos y 2 Dvds), el Auditorio Kursaal de San Sebastián, primando el sonido, a la capacidad de espectadores del Velódromo, (escenario de sus anteriores actuaciones) .

Puntualmente, a las 21.00 horas, con el cartel de no hay billetes, colgado, Andrés y sus 6 músicos, comenzaban a tocar los primeros acordes de "La parte de adelante", con un público entregado, y puesto en pie.

Tras pedir que se tomara asiento, en este primer tercio, Calamaro recorrió su discografía, de cabo a rabo. Comen
con temas de sus últimos trabajos, haciendo incursiones en temazos de su época con Los Rodriguez (Todavía una canción de amor, Me estás atrapando otra vez..). Y continuó con grandes canciones de sus álbumes estrellas "Honestidad brutal" y sobre todo, "Alta suciedad", del que interpretaron a lo largo del concierto, hasta nueve canciones! (Donde manda marinero, Media Verónica, Todo lo demás, Elvis está vivo, Me arde, El novio del olvido, Alta suciedad y Flaca, todo un himno que utilizó para acabar).

Lo más impactante en este nuevo formato, no fue el sonido buscado, que dicho sea de paso, no fue nada deslumbrante, aunque sí correcto. Lo impactante de verdad, fue descubrir al bueno de Andrelo en su nueva faceta de "Frontman". Por primera vez, lo veíamos lejos de sus teclados, sin otro escudo que
micrófono, y guitarra en algunos temas. En un principio, se le veía falto de soltura, con pasos descordinados que recordaban a "chiquito de la calzada". Pero según avanzó el concierto, fue creciéndose, y acabó dominando el espacio a la perfección.

Precisamente fue a partir del segundo tercio, cuando empezamos a verlo disfrutar, transmitiendo y poniendo al público en pie . Primero acompañado por un piano , al que se uniría una guitarra, se marcó un trío de Tangos (Jugar con fuego, Los mareados y Copa rota), de los que ponen la piel de gallina, y al público en estado de éxtasis, estado que continuaría hasta el final del concierto.

Para el último tercio, guardaba mucha pólvora. Guiño a Volver, las rítmicas y animadas Canal 69, Paloma, Estadio Azteca, El salmón, Los chicos, fueron apareciendo una tras otra, para despedirse
con Flaca, de un público totalmente entregado coreando al unísono eso de "Ari, ari, ari, Calamaro Lehendakari".

Ojalá pronto vuelva a darse un paseo por La Concha, visite a su amigo Juan Mari y a descanse en el Maria Cristina, para que así, nos regale otro concierto de esos que sin duda son para no olvidar. (Canción que eché de menos). Grande Andrés!


You can leave a response, or trackback from your own site.

0 Response to "Concierto de Andrés Calamaro"

Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios