Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail

Loquillo en Logroño

9:05 por Mikel
 Rock & Roll Actitud

Este 2010 al que estamos a punto de darle esquinazo ha sido un año especial para José María Sanz Beltrán, más y mejor conocido como Loquillo, que está celebrando sus treinta años subido a un escenario, casi nada. Logroño era una de las últimas paradas de la interminable gira que le está llevando por la mayoría de ciudades del territorio español, y allí que nos fuimos dispuestos a disfrutar de la más emblemática figura del rock nacional.

El lugar escogido para el concierto era el polideportivo de Las Gaunas, un lugar que en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los puntos más habituales para este tipo de eventos en la capital de La Rioja. El recinto no es muy grande, algo modesto y con una acústica mejorable, pero la verdad es que presentaba un aspecto inmejorable en los momentos previos al show. Entre el público, tres generaciones de rockeros que a lo largo de los últimos treinta años han elevado la figura del Loco a la categoría de leyenda viviente. Chupas de cuero, botas sacadas del armario para la ocasión y, creedme, más de un tupé expectante, deseoso de corear algunos de los himnos más importantes del rock español de las últimas décadas.

Loquillo no se hizo esperar y apareció en el escenario cuando apenas pasaban cinco minutos de la hora estipulada, acompañado por su banda actual y con el mismo -y único-  aspecto que le recuerdo desde que yo era un niño. Sin mediar palabra, Loquillo y los suyos se pusieron a funcionar y no les hicieron falta más de un par de canciones para meterse a un público entregadísmo en el bolsillo. Treinta años sobre un escenario son suficientes como para saber lo que su público busca, y desde el primer minuto el Loco no escatima en sonrisas, guiños y bailes de todo tipo que te meten en el concierto al instante. Pocas, muy pocas vece he visto a un músico que consiga llenar el escenario de la manera en la que el de Barcelona lo hace, sabe hacia dónde debe mirar, cuándo y cómo en cada momento, y apenas le hace falta decir un par de frases cada cinco o seis canciones para que todo el mundo sienta que está participando de un concierto especial.

En cuanto a lo extrictamente musical, qué os voy a contar, él tiene una -excelente- banda de rock & roll en la que destacan por encima de todos los demás esos dos pedazo de guitarristas que son el torbellino Igor Paskual y el incombustible Jaime Stinus, que no escatiman en solos y posturas de esas que tanto se agradecen. Todo sonó genial, impecable, pero si he de poner un inconveniente diría que todo parece excesivamente estudiado y medido y que dejan muy poco -o más bien nada- lugar para la improvisación. En las casi dos horas que duró el concierto apenas se tomaron un respiro, como si fueran unas máquinas a las que después de haberles pulsado el botón de play no pudieran detenerse hasta el final, y se echó de menos algo de naturalidad.


Yo, que no puedo considerarme un loquillólogo como la mayoría de los asistentes -entre ellos mis acompañantes- disfruté mucho de la primera parte del concierto, pero reconozco que no fue hasta la parte final del mismo cuando de verdad comprendí el motivo que me había llevado hasta ese polideportivo. Después de la falsa retirada de rigor, Loquillo y los suyos volvieron a aparecer en el escenario con una colección de ases en la manga que llevó al público al delirio absoluto, y es que escuchar La mataré, Rompeolas, Rock & Roll Actitud, El ritmo del garaje y un apocalíptico Cadillac Solitario final es todo un privilegio y motivo suficiente para amortizar la entrada.


En definitiva, un muy buen concierto con momentos de esos que te reconcilian con tu niñez y adolescencia. El Loco es mucho Loco, y sólo hay que ver la manera que tiene de moverse, mirar o simplemente fumar para entender el halo a leyenda que va dejando a cada paso que da. Felices treinta años, caballero, que vengan treinta más...



You can leave a response, or trackback from your own site.

9 Response to "Loquillo en Logroño"

  1. Nathaniel Said,

    Yo le he visto una vez y hay que reconcer que es un PROFESIONAL en los directos. Ahora bien, vive del repertorio de hace 15 años (o más). La mataré, Cadillac, Cuando fuimos los mejores... Temazos. Pero está 'de vacaciones', creativamente hablando.

    Igual me he vuelto demasiado exigente.

    (Es posible :$)

    Un bratzo Mikelón!

    Posted on 25 de noviembre de 2010, 10:46

     
  2. Antoine Said,

    Yo no soy muy fan de loquillo tampoco, pero tengo que reconocer que cuando le vi este verano, el tío tiene algo muy especial sobre el escenario, y esa voz grave, con esa pose le convierte en un auténtico fenómeno.
    Larga vida al Loco!

    Posted on 25 de noviembre de 2010, 13:53

     
  3. Lupín Said,

    No lo he visto nunca, pero no mi importaría en absoluto, esa parte final de la que hablas, que es parte de mi niñez, jejeje. Si decís que es tan tan bueno en su directo, que es un animal del directo, pues mejor aun.

    DEsde pequeño siempre he escuchado la anecdota de que vino hace muchos años en concierto, para Feria, y algun gracioso tiró una lata o algo así al escenario, Loquillo se bajó y le partió la cara, sin más. Estáis advertidos, jeje.

    Abrazos.

    Posted on 25 de noviembre de 2010, 21:46

     
  4. jmgil Said,

    Uno de los dinosaurios que sobreviven con mayor dignidad. Nunca he estado en su onda, pero tiene tomo mi respeto, que no es gran cosa :P

    Grande Mikel.

    Posted on 26 de noviembre de 2010, 15:44

     
  5. Mikel Said,

    Nate, no te falta razón en nada de lo que dices!

    No es un concierto paraver más de una vez, pero mereció la pena acercarse,la verdad.

    Abrazos

    Posted on 28 de noviembre de 2010, 12:35

     
  6. Mikel Said,

    Antoine, lo que más me llamó la atención del Loco fue su capacidad para cantar con el humo del piti que se está fumando en la garganta sin que la voz se le resienta, qué tío.

    Larga vida, yeah!

    Posted on 28 de noviembre de 2010, 12:38

     
  7. Mikel Said,

    Lupín, hace tiempo escuché que en Pamplona sucedió algo parecido!
    Puede que sea una leyenda urbana como la leyenda del bigote de Aznar, me explico;

    Aznar en sus tiempos jóvenes estuvo trabajando por aquí, y se ve que tuvo una pelea en la que le dejaron el labio chungo y por eso lleva bigote. El caso es que hay un montón de pueblos de la zona que se atribuyen la hazaña, y cientos de personas, claro.

    Vale, no sé por qué he contado esto, pero a que mola?

    Posted on 28 de noviembre de 2010, 12:44

     
  8. Mikel Said,

    Jota, te pasa con Loquillo lo que a mí con Raphael. No estoy en su onda pero tiene TODO mi respeto. ;)

    No, en serio, yo no conocía el 80% de las canciones y, aunque no me hayas visto nunca, te juro que no llevo tupé y aún así me lo pasé pirata.

    Abrazos

    Posted on 28 de noviembre de 2010, 12:47

     
  9. Nathaniel Said,

    jajajajaja. ¿Cómo no le dedican una calle al labio partido de 'Ansar'?. jajajajaja.

    [cara de estupefacción con lo de Raphael] :O

    Posted on 28 de noviembre de 2010, 12:58

     
Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios