Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail
Sin paños calientes: los ochenta están sobrevalorados. Echo la vista atrás y, aunque guardo cierto cariño hacia los grupos de aquel entonces, ninguno forma parte de mis artistas de cabecera actuales (ni siquiera entrarían en una segunda división de referentes). A otros, ni los respeto; los ubico en un escalafón similar al que tiene el destape dentro del cine: un rincón marginal y oscuro. Que Pajares me perdone.

Duncan Dhu, del que he sido fan (nadie es perfecto, tampoco reniego de ello), inició su andadura musical allá por el ’85 con un pop mucho más anglosajón que el que proponía Nacha Pop (que bebía de influencias más virtuosistas instrumentalmente) o Los Secretos (que derivaron rápidamente hacia sonidos más americanos). Tras unos inicios marcados por la sombra alargada de los Smiths y Aztec Camera, las inquietudes de los dos miembros principales de la formación empezaron a divergir.

Comienzan, así, a gestarse sus carreras en solitario de forma paralela al grupo. Mientras Mikel Erentxun acometía una línea continuista (porque la cosa funcionaba a todos los niveles), Diego Vasallo se embarcaba en una búsqueda extraña e infructuosa hacia sonidos electrónicos y experimentales alejada de las radiofórmulas con Cabaret pop. Las diferencias en el seno del dúo se iban agravando y en 1995 llega el primer kit-kat (o pausa pis) tras el mítico concierto en el Victoria Eugenia, ya con sus proyectos solistas en vías de consolidación (Mikel, dos discos; Diego, tres).

Es entonces, cuando empieza a germinar la semilla del Vasallo que tenemos hoy entre nosotros. Tras una transición (Criaturas, 1997), publica Canciones de amor desafinado (2000), probablemente su primera obra de calado, definiéndose más como autor que como artista, trazando las líneas maestras de lo que vendría luego: parquedad, apertura de miras hacia sonoridades más cálidas (más mediterráneos) y un tono propio del cine clásico como atrezzo de las historias de amor.

En 2001, graba Crepúsculo, concebido de antemano como el adiós definitivo de Duncan Dhu, pero el interés se desviaba hacia otro lado: su carrera en solitario y la pintura (su otra pasión), que provocaría la dispersión de su producción musical hasta nuestros días. Desde entonces, se ha sacado de la manga dos ases (el incontestable Los abismos cotidianos y el incomprendido Cuaderno de pétalos de elefante) y un caballo (el interesante proyecto La máquina del mundo, poniendo música a poemas de Roger Wolfe).

Hace un mes, vió la luz Canciones en ruínas, su último disco, que no es más que el fiel reflejo de la madurez y la coherencia adquiridos a través de los años habiéndose imbibido de las (diferentes y eclécticas) experiencias a lo largo de su carrera, extrayendo el jugo y reduciéndolo para concentrar sabores. Los textos se presentan aún más protagonistas y las melodías, cada vez más concretas, se ven resumidas en una guitarra con leves cuerdas complementarias. La voz, más áspera, más susurrada, más grave que nunca, imprime una pesada melancolía a hermosas historias de nostalgia, pérdida y desengaño como La tarde, A ras de la noche o Vuelve un poco de lo que perdí.

"Este pequeño infinito incierto no es el de ayer". Ni falta que hace.
Una Otra obra maestra y van...


You can leave a response, or trackback from your own site.

6 Response to "Diego Vasallo y el poso de la madurez"

  1. oramalaC Said,

    Pues un gran disco para escuchar, con una copa de vino y al calor del fuego.

    Salud!

    Posted on 2 de diciembre de 2010, 15:48

     
  2. Antoine Said,

    Me gusta bastante más lo que hace ahora, que lo que hacía antes con Mikel.....por poner un pero, me parece que el registro de su voz hace muy monotono todo el disco, pero me parece su mejor trabajo.
    Para escuchar de fondo mientras piensas en los pemporeros....perfecto.
    Grande Dr.

    Posted on 2 de diciembre de 2010, 15:58

     
  3. jmgil Said,

    Me parece un disco superlativo. Muy pocos escritores de canciones están al nivel que muestra Vasallo en sus últimos y espaciados (en el tiempo) discos. Y realmente da la sensación que para él la música es una afición más. Lo hace como si no se dedicara realmente a ésto. Quizás ahí este parte del secreto.

    Posted on 2 de diciembre de 2010, 21:44

     
  4. Samuel Said,

    De lo mejor de este año. Gana a cada escucha. Para deleitarse, sin prisa. Nos envuelve en una belleza fría, lo propio de este tiempo.

    Posted on 2 de diciembre de 2010, 23:56

     
  5. H Said,

    Y luego yo soy el chapas, jajajaja 8)
    Me ha encantado tu artículo Nate! Enhorabuena!

    Sin duda este es uno de los 3 mejores discos del año a nivel nacional!

    Lo que ha hecho Vasallo es para quitarse el sombrero, puro ARTE! Un disco tranquilo, para degustar y paladear sin prisa alguna.

    Me encanta escucharlo en el silencio de la noche, como ahora!

    Brutal estas canciones en ruinas!!

    Posted on 3 de diciembre de 2010, 0:38

     
  6. Nathaniel Said,

    Siento la tardanza (y la chapa). Me ha parecido un disco tan bueno, tan coherente y un artista que ha evolucionado tantísimo partiendo desde una propuesta radicalmente diferente y picando de muchos palos con el paso del tiempo, que he creído necesaria la contextualización del disco. En fin, resumiendo, que ME HE CALENTADO. Cosas que pasan.

    Un saludo chavales. Un beso, H. :P

    Posted on 13 de diciembre de 2010, 11:20

     
Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios