Suscrí¬bete RSS
Comentarios RSS
Subscrí¬bete por E-mail
¿No dicen que la publicidad es lo mejor de la televisión de hoy?

Hace tiempo que HBO no está en su mejor forma. Es más, su inmenso prestigio de los últimos años se debe a productos de principio de esta década (Los Soprano, A dos metros bajo tierra, Roma, The wire) que se han extendido hasta hace poco más de dos años. Pero han entrado en una ligera sequía, aunque hay en el horizonte proyectos con una pinta inmejorable. Entretanto, la competencia se ha puesta las pilas, especialmente Showtime (Weeds, Californication y Dexter); pero también AMC, la responsable de la serie más apasionante que está en emisión de la actualidad (discúlpenme los fanáticos de Lost) y sin visos de acabarse a corto plazo: Mad men.

Mis primeras referencias sobre ella vinieron de dos artículos de Javier Marías (uno y dos) en EPS que levantaron una tremenda polvareda, especialmente entre las lectoras, en la sección de cartas del susodicho Semanal. Y es que la serie de los publicistas de la Avenida Madison es de todo menos feminista, pero hay que entender que habla de otra época (los años sesenta) y trata de reflejarla de la forma más veraz posible.

Mad men está ambientada en lugares comunes del cine clásico de los años cuarenta (Billy Wilder es una referencia inevitable) y se sustenta en unos guiones espléndidos y en el trabajo de unos actores fantásticos, con Josh Hamm (interpretando a Don Draper) a la cabeza. Hay aroma a esa época, hay humo, copas, líos de faldas y perdedores, ésos que han forjado las mejores páginas del cine.

Don es el principal creativo publicitario de Sterling Cooper, una prestigiosa agencia. Su éxito en lo profesional contrasta con desorden interno: fumador y bebedor empedernido (¿desayunar whiskey? ¿por qué no?), farsante e infiel a su esposa Betty (January Jones). La descripción de su trabajo y su personalidad son el hilo conductor de la narración, pero las subtramas no desmerecen: los líos de faldas de Roger Sterling (jefe y amigo de Don) con Joan, una secretaria de la agencia; la ambición por ascender en la empresa de Pete Cambell, un joven publicista a las órdenes de Draper; el crecimiento personal y profesional de Peggy, una joven que empieza como secretaria personal de Don y termina como creativa a base de esfuerzo y talento; y pequeñas pinceladas en el resto de personajes que están a las órdenes del protagonista.

La primera temporada es excepcional, original, creíble, con capacidad de sorpresa. Su giro argumental hacia el final, me parece un poco tramposo, pero desde luego, funciona: es otra vuelta de tuerca en el personaje de Draper. El excelso final con la presentación del Carrusel de Kodak es simplemente insuperable. Pero no deja de ser el final del capítulo de un libro que tiene pinta de ser muy largo. Todo queda en el aire.

La segunda temporada empieza un poco a contrapié. Parece que se obvia la narración de cómo se solucionan los flecos que quedaron sueltos en la primera. Pero no importa: los puntos fuertes de la serie siguen funcionando. Y a ello se suma el destape (no literal) de las esencias del personaje de Betty Draper. Su pusilanimidad y aparente inoperancia, han dado paso a un torrente de autodestrucción, complejidad y magnetismo hasta entonces sólo reducida a su belleza física. También vuelve a haber giros inesperados: la ‘excedencia’ de Don no acabo de alcanzar a qué se debe, ni qué quiere transmitir. Sigo viendo toques tremendos en este segundo capítulo del libro, aunque me parece menos perfecto que el primero (será que sorprende menos). Ahora, habrá que esperar al tercero, que se estrenó en EE.UU. el 16 de agosto. Ya hay ganas, pero habrá que esperar hasta finales de año para que nos llegue a nosotros, o buscarla en los ‘sitios habituales’. :-)



You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Response to "Mad men - 1ª y 2ª temporada (AMC)"

  1. jmgil Said,

    Es curioso, pero tengo un parón de series este verano. Solo me pide el cuerpo comedias (Weeds, How I meet your mother, The big bang theory...). Pero me estoy aprovisionando bien con The Wire y con Mad Men, de la que apenas he visto 4 capítulos pero de la que puedo decir que es antológica.
    ¿Se puede decir eso de una serie de la que solo has visto 4 episodios?

    Nate?

    Posted on 25 de agosto de 2009, 19:51

     
  2. Lady Textura Said,

    No cuentes tanto, hombre!!!

    Yo destacaría desde el primer capítulo la ambientación y la fotografía, me parecen espectaculares!

    Posted on 25 de agosto de 2009, 20:26

     
  3. Nathaniel Said,

    jm, con 4 episodios no se puede decir eso. Aunque hay que reconocer que ves 'toques' tremendos ya en poco tiempo. Desde luego va para 'clásico', pero esto no es como empieza... (es cómo acaba)

    Lady la ambientación es una pasada. Yo estoy acostumbrado a ver ese tipo de historias en b/n y generalmente en color, me chocan mucho. Aquí no. Me lo creo todo. Las escenas en los locales de copas son brutales: ese humo, ese bullicio... Muy bien rodadas.

    Posted on 26 de agosto de 2009, 11:42

     
Los Últimos Bañistas - Nadia

Labels

Twitter

Últimas Entradas

Últimos Comentarios